Actualidad de la práctica con sujetos autistas y psicóticos orientada por el psicoanálisis Lacaniano

 


El autista y el objeto voz por Rosa Lagos

El autista y el objeto voz
Rosa Lagos

Lacan, en la Conferencia de Ginebra sobre el síntoma en 1975 responde sobre este tema diciendo: 

“…Pero usted no puede decir que no hablan. Que usted tenga dificultad para escucharlos, para dar su alcance a lo que dicen, no impide que se trate, finalmente, de personajes más bien verbosos.”

Es una observación que plantea que la mayoría de los autistas si pueden hablar, son verbosos, sin embargo, no lo hacen para comunicarse, su lenguaje se caracteriza por una carencia enunciativa, es decir no ponen en juego su goce vocal, es un hablar sin decir, por ello encontramos autistas que hablan con una voz monótona, o hablan como un robot, aprenden palabras que pueden repetir como loro, de memoria, pueden usar una voz artificial, sin expresividad o simplemente mutismo absoluto o bien en el otro extremo, una verborrea sin fin.

La mayor dificultad se presenta en poder hablar de sí mismos o en expresar sentimientos íntimos, se trata de evitar a toda costa la enunciación, que algo de su subjetividad se vehiculice en lo que dice, de eso se trata, de retener el objeto voz para evitar la angustia que produce ceder algo del goce vocal,  tanto al escuchar la enunciación del otro, cuando se le pide algo o se le habla directamente, así como con la propia enunciación, evitando toda interlocución.

Se puede decir entonces que sí hablan pero sin voz. 

De esta manera se constata el rechazo, el no consentimiento de las condiciones del Otro del lenguaje, no están obligados a responder, a obedecer, permanecen indiferentes, ajenos al mandato del otro, conservando una suerte de independencia que también los sume en una penosa soledad.

La puesta en forma  del objeto voz, es poder hablar por intermediario, de tal manera de no comprometer el goce vocal en su decir.


¿Qué cuerpo en el autismo? por Luz Elena Gaviria /Andrés Amariles

¿Qué cuerpo en el autismo?

Luz Elena Gaviria / Andrés Amariles Villegas

La clínica con los autistas permite verificar la no inscripción del significante común que ordena el psiquismo, a razón de una detención en el campo del lenguaje. Por lo tanto, el agujero que produce la introducción de lo simbólico en la dimensión real no se produce, alejando al autista de las soluciones comunes enfrentándolo a grandes retos para hacer de la experiencia del cuerpo algo vivificante. Por lo tanto, constatamos cómo el cuerpo del niño autista goza sin la trayectoria pulsional que permite articularse Otro y articularse a un discurso.

El cuerpo del sujeto autista se constituye inicialmente como un espacio sin agujero, no se delimitan los bordes en los orificios corporales para que los objetos pulsionales puedan extraerse e intercambiarse, por lo que su cesión se experimenta como mutiladora.1 . El cuerpo del autista contiene la soledad del goce 2 desregulado, por ello Eric Laurent habla de Un cuerpo de agujero cegados 3; esto hace que el autista tenga una relación cercana con la angustia, ya que el agujero posibilita que el goce se drene y encuentre trayectorias más allá de la propia superficie corporal.

Así, cada parletre autista enseña sobre los arreglos que hace en su estructura para conquistar un cuerpo vivible y menos mortificante. La elección de un objeto, los usos del doble y la expansión de los intereses posibilitan la delimitación de un neo borde que hace función de agujero, permitiendo soportar ciertos intercambios y delimitando un circuito pulsional muy definido que ubica su existencia en el espacio y regula la invasión. Este trabajo implica la conservación del goce nativo que se repite, lo escrito en el Un cuerpo, ese primer golpe de lalengua que afecta el cuerpo de todos los seres hablantes.

Dichos arreglos se organizan a través de un sistema de reglas, de signos, que tienen un uso y una función, en donde lo simbólico, la Cosa hablada, no se pone en juego, buscando la univocidad. El arreglo de cada parletre autista está compuesto por un montaje de piezas sueltas que le permite hacerse a Un cuerpo y a un lazo singular con los otros. Este puede ampliarse y complejizarse a través de una cadena heterogénea hecha de signos continuos permitiendo el montaje de un cuerpo vivificado, a través de caminos singulares y privados.

1 Maleval. Clínica del espectro del autismo.
2 Laurent. Variedades del baño del lenguaje en el autismo.
3 Lurent. La batalla del autismo.

¿Que lugar para los padres? Por Maite Russi / Angélica León

¿Qué lugar para los padres?

Maite Russi
Angélica León.
 
¿Cómo alojar a los padres en el trabajo analítico? 

¿Qué esperan los padres?  ¿Esperan ubicar al hijo en los protocolos establecidos según las categorías diagnósticas? ¿Cómo hacer con lo que se presenta fuera de la norma para que sea lo que oriente y no lo que toque silenciar? ¿Cómo acompañar a los padres a producir un encuentro nuevo con lo que trae el hijo, para poder salir de lo ya escrito para todas las categorías?

Los padres llegan con la preocupación de que algo falla y hay que reparar lo que falla. Paradójicamente, silenciar lo que falla puede implicar perder al niño en la especialización, incluyéndolo en una categoría.

Alojar a los padres, consentir el error, escuchar aquello que falla, aloja al niño en otra posición. Escuchar a los padres, preguntarles desde la más honesta ignorancia permite oír algo más de lo esperado. Aventurarse en lo que este niño tiene que decir, retomar lo que los padres pueden decir y reconocerles que ellos saben más de sus hijos de lo que han creído, es una invitación a los padres para que con ellos se pueda leer eso que dice o hace cada niño sin la urgencia de silenciarlo.

Una madre trae a su hijo de 11 años, ha probado distintos abordajes, se queja de encontrarse cada vez más lejos de su hijo. El niño llega repitiendo palabras sin sentido, se alojan las palabras sueltas y él se detiene, la madre se sorprende de cómo este niño comienza a emerger, a encontrar un lugar donde alojar lo que dice o hace, ella señala descubrir por primera vez la subjetividad de su hijo. 

Esta madre comienza a contar como durante estos años llevaba a su hijo para que otros se hicieran cargo de sus dificultades y acá se encuentra siendo parte. Por primera vez le han dicho que tiene información importante que aportar de su hijo, se percibe más cerca de él, aprendiendo de él. Se trata de un saber que se construye entre varios y no sin los padres.


El lenguaje y el Autismo por Marlon Cortés

EL LENGUAJE Y EL AUTISMO 

(CLASE INTRODUCTORIA)

Marlon Cortés 

“Problemas en la comunicación”, es una de las expresiones con las cuales se plantea la posibilidad de un diagnóstico de autismo. Es necesario analizar qué puede significar esa expresión para poder tener un poco más de claridad sobre este diagnóstico.  
1. La ilusión de la comunicación. 
Podremos tener la idea (infantil) de que los procesos comunicativos suceden de la siguiente manera: un emisor tiene un mensaje y lo emite; dicho mensaje pasa por un medio, y llega al receptor, obteniendo como resultado final de la comunicación, el hecho de que el mensaje se transmitió desde el emisor al receptor. Es una idea infantil, en tanto que dicho proceso tiene varios elementos que lo complejizan: 
- ¿El emisor es capaz de emitir el mensaje que quiere? 
- ¿El mensaje coincide con lo que el emisor quiso decir? 
- ¿Cómo incide en el proceso de comunicación el carácter equívoco del lenguaje? 
- ¿Lo que interpreta el receptor del mensaje era lo que el emisor quería expresar? 
Todas estas preguntas nos llevan a identificar que la comunicación es un problema para todos los que usamos el lenguaje. Lo que nos lleva a tener que afinar ese punto que plantea que los autistas tienen problemas en la comunicación. Y se afina con la siguiente frase: la comunicación es un problema para todos los que usamos el lenguaje, no sólo para los autistas. 
2. No todo lenguaje es palabra. 
Una de las dificultades que tienen las instituciones para el trabajo con algunos autistas está relacionado con el hecho de que algunos no hablan. Y entonces, dicen algunos, se hace más difícil su proceso educativo o clínico. De ahí que un profesional muy utilizado en las terapias con los autistas sea el fonoaudiólogo (o logopeda). “Necesitamos que aprenda a hablar para poder enseñarle algo”, es la idea que se tiene al respecto. 
Con el psicoanálisis, lo que se comprende es que llegar a apropiarse de la palabra no es un asunto meramente técnico de hacer ejercicios para que todo el aparato fonoarticulador cumpla su función.  Para el psicoanálisis, la palabra es efecto de un trabajo subjetivo del parletre. Lo que significa que previo a la palabra hay algo en todo parletre. 
¿Qué? 
Lalangue. 
Este concepto nos abre la puerta a pensar el lenguaje, no sólo en su función comunicativa, sino en su función de goce. Es decir, que, con Lacan, el lenguaje no solo cumple una función comunicativa, sino que también es un asunto singular de goce del parletre. De ahí que saber sobre lalangue es saber sobre el autismo y su relación con el lenguaje. 

Presentación Blog ESIAPP


Este Blog pretende ser un faro que ilumina las diversas formas que toma el trabajo propuesto por los pscoanalistas lacanianos cuando se ocupa de niños y jóvenes con autismo, a lo largo y ancho de la América Latina de la Nueva Escuela Lacaniana de Psicoanálisis (NEL).

Está dirigido a quien quiera saber sobre los principio que rigen dicho trabajo, sobre el tratamiento posible , sobre los debates que tienen lugar, las actividades que se desarrollan, el intercambio con otras áreas del saber, etc. partiendo de un principio supremo, que es el resorte de toda acción, de todo pronunciamiento del psicoanalista lacaniano: Escuchar a los autistas, darles la voz así parezca que carecen de ella, quitarles la mordaza impuesta. muchas veces, por aquellos tratamientos cuya finalidad última es la reeducación y la adaptación a cualquier precio, incluso al precio de suprimir al sujeto que soporta esa defensa radical frente al otro que se ha impuesto a si mismo, y que afecta a todo su entorno.

Queda claro entonces, que en la dura batalla que los sujetos autistas y sus familias libran día a día, el psicoanálisis toma partido y pone su experiencia al servicio de acompañar al sujeto, para no dejarlo solo en sus intentos, en su esfuerzo, por alojarse de alguna manera, un poco más, en el mundo que habita.

Lizbeth Ahumada

Proyecto trabajo ESIAPP 2022

Espacio de investigación de Autismo y Psicosis en Psicoanálisis – ESIAPP


El Espacio (ESIAPP) surge como una manera de responder a la inquietud de los participantes del Observatorio de Autismo de la NEL, que les conducía a ir más allá de los fines del Observatorio.Nace entonces, de la necesidad de investigar sobre temas clínicos y epistémicos propios de estas condiciones del parletre y de dejarse enseñar por esta clínica, bajo la modalidad de investigación propia del psicoanálisis, e inaugura un espacio para alojar las investigaciones, promoverlas y darlas a conocer. 

El espacio de investigación hace parte del INES (Instituto Nueva Escuela) que también está constituido por los seis centros de investigación y Docencia en Psicoanálisis, y es una instancia auspiciada por el instituto del Campo Freudiano, dirigido actualmente por Jacques Alain Miller. 

El Psicoanálisis y el Autismo. Declaración


EL PSICOANÁLISIS Y EL AUTISMO


DECLARACIÓN
 

Del Observatorio sobre Autismo de la Federación Americana de Psicoanálisis de la Orientación Lacaniana (FAPOL), de las tres Escuelas de la Asociación Mundial de Psicoanálisis (AMP) en América: Nueva Escuela Lacaniana (NEL), Escuela Brasilera de Psicoanálisis (EBP), Escuela de la Orientación Lacaniana (EOL).


El psicoanálisis atiende el sufrimiento de un sujeto, reconociendo el gran esfuerzo que éste hace por encontrar tentativas íntimas de solución, a lo que vive como un tropiezo que conmueve sus certidumbres y su deseo de participar del goce de la vida con otros. Considera de esta manera que cada sujeto es diferente, cada uno es una excepción, cada dificultad es singular, única; cada cual tiene sus maneras de afrontar los impases inherentes o contingentes de la vida, y es esto lo que lo hace inigualable. Este principio de la clínica psicoanalítica, enmarca el encuentro del psicoanalista con el niño o el joven autista.

Proyecto de trabajo ESIAPP

Proyecto trabajo ESIAPP 2022

Espacio de investigación de Autismo y Psicosis en Psicoanálisis – ESIAPP El Espacio (ESIAPP) surge como una manera de responder a la inquiet...